Películas de amor

Los grandes amores del cine nos enseñan que cada relación de pareja tiene su propio comienzo y sus propias aventuras. Algunas empiezan con discusiones, otras como vía de escape a una relación actual, y otras sin la intención de que aquello se convirtiera en una relación seria. ¿Lo que todas comparten? El amor, ese amor que todo lo puede, que incluso aun siendo doloroso o inadecuado, es el que persigue nuestro corazón, tan caprichoso como la vida misma.

Así, os presento una recopilación de películas de amor para poner a tono vuestro romanticismo. Encontraréis primero las tradicionales y después las que aún os quedan por descubrir.


Películas de amor tradicionales:

En este apartado recojo las que ya se han convertido en todo un clásico. Historias que todos conocemos o de las que hemos oído hablar, las que sirven como ejemplos de amores intensos o de amores imposibles. Dramas y comedias con un tono clásico en nuestra filmografía personal.

1.- Orgullo y prejuicio:

orgullo-y-prejuicio

  • Género: romance.
  • Protagonistas: Elizabeth Bennet (Keira Knightley) y Sr. Darcy (Matthew Macfadyen).
  • Trama: La historia de amor entre el Señor Darcy y Lizzy comienza con enfrentamientos casi mudos para volverse verbales enseguida. El orgullo de ella y los prejuicios de él impiden que este par de amantes destinados a estar juntos puedan dejar fluir lo que sienten el uno por el otro. Él no la considera apropiada para su categoría, pues ella pertenece a una familia pobre, y ella, dolida por los continuos desdenes de Darcy, se muestra orgullosa negando cualquier sentimiento que pudiese aflorar de sus encuentros. La intensidad del amor que va creciendo sin remedio en los corazones de ambos os embaucará.

2.- El diario de Noa:

el-diario-de-noa

  • Género: drama romántico.
  • Protagonistas: Allie Hamilton (Rachel McAdams) y Noah Calhoun (Ryan Gosling).
  • Trama: Esta historia de amor ha conquistado a miles de corazones en todo el mundo. «¿Por qué?», te preguntarás. Porque es intensa, tierna y arrolladora. Los protagonistas se conocieron un verano siendo muy jóvenes y por entonces mantuvieron un breve romance. En un principio parecía que todo se quedaría ahí, ella debía marcharse, pero aquel amor se había convertido en uno tan abrumador que ninguno de los dos pudo olvidarse del otro en todos los años que estuvieron separados. De pronto, Allie reaparece en la vida de Noah y hace que todo cambie de nuevo. La trama se vuelve más intensa y salen a la luz muchos secretos, dejando al descubierto el gran a amor que ambos se profesan y lo mucho que lamentan su situación, pues él es un muchacho sin recursos con una determinación para el trabajo admirable, y ella, de familia rica, ha sido criada bajo las faldas de una madre cuyos intereses distan mucho de los de su hija. Preparad los pañuelos y a llorar como nunca, dejad que vuestro romanticismo se eleve hasta las nubes.

3.- Romeo + Julieta:

romeo+julieta

  • Género: drama romántico.
  • Protagonistas: Romeo Montesco (Leonardo DiCaprio) y Julieta Capuleto (Claire Danes).
  • Trama: Uno de los amores más trágicos del cine, y de los más intensos. Romeo y Julieta son dos amantes incomprendidos y llevados al extremo por los frecuentes enfrentamientos entre sus familias. La oposición a este romance se vuelve tan peligrosa que, por no poder estar juntos libremente, Julieta teje un plan para escaparse con su Romeo lejos de las trabas del dinero y de sus apellidos. Ellos tan solo quieren amarse, pero a veces la vida se vuelve demasiado caprichosa, y unos segundos serán suficientes para cruzar la fina línea entre lo más deseado y el horror. Se os encogerá el corazón de dolor cuando veáis a estos jóvenes y locos amantes luchar hasta el final por su más sincero y eterno amor.
páginas 1 2 3 4 5
  1. #1 rubenita dijo:

    17 julio 2015 a las 11:12 pm

    Hola, interesante el tema de hoy, es dificil dejar de pensar, vienen una y otra vez los pensamientos.

    Algo que me resulta ( a veces) , es pensar en cualquier otra cosa, y sin darme cuenta olvide el primer pensamiento, pero no siempre funciona, hoy al menos no jajaja.

    algo que concuerdo es que no se debe iniciar ninguna relacion, ni siquiera una aventura, porque esas relaciones enmascaran la verdad, nos entusiasmamos si la cosa ” aparentemente va bien”, pero es pasajero, si va mal la cosa o termina mal, surje un efecto rebote y todo el dolor de la desilucion se suma al dolor que tuvimos con la persona que terminamos y se vuelve en nuestra contra y es peor, (esto me paso), tambien me paso que lo empece a sobre llevar, alcance el punto maximo de dicha, no pensaba en el, pero cai del cielo donde estaba, y tuve dos recaidas, (replicas del gran terremoto) donde senti que volvi al inicio del duelo y me he sentido muy mal estos dias.
    Ya tengo aceptada la situacion, se que no hay mas, por donde vea la cosa la unica solucion es seguir olvidando, a veces pienso que no lo lograre… eso me da miedo, y no se porque duele tanto si ya acepte que no existe la mas minima posibilidad….realmente murio la posibilidad, asi lo veo yo.

  2. #2 Elba Luna R. S. dijo:

    18 julio 2015 a las 3:35 am

    Muchas gracias por comentar, Rubenita.

    Efectivamente, surge el “efecto rebote”, porque hasta que mente y corazón no estén listos, lo que creas como superación será un reflejo de la necesidad de superarlo.
    De la misma forma te digo que las recaídas son normales, ¿y sabes qué las provocan? Los pensamientos, nada más. La etapa más difícil es la primera, una vez controlados, si algo te afecta, enseguida lo dejas fuera. Aunque no todos los baches son recaídas, tener unos días malos no debe hacerte pensar que debes comenzar de nuevo. Es solo “una mala época” totalmente controlable y superable.
    Lo más importante, sin embargo, es el tiempo. Puede sonar tópico, pero es cierto. No te desesperes. Hay veces que, por la necesidad de encontrarse bien, uno se obliga a estarlo y eso no funciona. Sí lo hace, como decía, introducir automensajes positivos: “lo superaré; mañana es una nueva oportunidad; todo pasará; soy más fuerte que nunca; me he levantado siempre, ahora no será menos”… Y lo que tú dices, pensar en otras cosas, mantenerte ocupada.
    Y de verdad que llega el día en el que dices: “por fin vuelvo a ser yo misma”. No te asustes si ese momento no llega hasta un largo periodo de tiempo después.

    ¡Mucho ánimo y fuerza! Sigue adelante, poco a poco :)

Deja una respuesta