Sueños que marcan el camino

Hemos hablado mucho sobre sueños: hemos analizado una gran cantidad de ellos en Los doce sueños más comunes, explicado cuáles son los elementos a tener en cuenta, los personajes que pueden aparecer, los diferentes estados de la mente e, incluso, hemos proporcionado pautas para saber identificar los tipos de sueño y para aprender a recordarlos.

Todo esto y más es lo que podéis encontrar en la web, pero ¿cuál es la función o el objetivo de nuestros sueños?

Y para saber cuáles son esos impulsos que el subconsciente os manda a través de símbolos, es importante aprender a entenderos, o en su defecto, pedirme a mí que os traduzca.

De esta forma se pueden alcanzar las respuestas a las preguntas más repetidas por nuestro interior:

  • ¿Qué camino tomo?
  • ¿Acepto ese trabajo y me alejo de los míos o renuncio a él para no dejarlos atrás?
  • ¿Cuál es mi verdadero sueño?
  • ¿Qué me hace feliz?
  • Niños: ¿los quiero, estoy preparado?
  • ¿Continúo en esta relación o me embarco hacia nuevos derroteros?
  • ¿Debo modificar algunos rasgos de mi personalidad?

Y un sinfín de preguntas más. Para todas ellas, los sueños pueden ser una enorme fuente de información de la que a veces nos cuesta beber. Para empezar, muchas personas creen que los sueños tan solo son imágenes borrosas de nuestra mente sin ninguna función. Tal vez estén en lo cierto, sin embargo, los que sí creemos en el significado que contienen los sueños somos capaces de conocernos más y mejor. Parece que salimos ganando, ¿no es así?

musica

Como decía, los sueños pueden sernos de gran utilidad, porque si de verdad entendemos qué hay tras tanto simbolismo, hallamos las verdades que nuestra mente consciente no consigue ver. Esto es, por mucho que nos devanemos los sesos estando despiertos, no conseguimos tomar una decisión, siempre tememos cometer errores, arrepentirnos. No obstante, si tenemos al subconsciente de nuestra parte, él se encargará de decirnos qué queremos de corazón, cuál es el camino a escoger, qué decisión por miedo aún no hemos tomado…

En definitiva, queridos lectores, nuestro yo más sincero habita en nuestros sueños, y es él al que más nos interesa escuchar.

Enlaces de interés:

Deja una respuesta