Sueños proféticos

Os recuerdo que los tipos de sueños se clasifican en tres grupos: proféticos o premonitorios, expresivos y residuales. Este artículo está enfocado a los primeros.

Como ya dije en el post, este tipo de sueño no es común; de hecho, muchas personas no podrán ser capaces de tener uno como tal en ningún momento de su vida, ya que es imprescindible disponer de cierta sensibilidad premonitoria. Esto es, sentirse conectado tanto a los sueños en sí como a la capacidad energética de nuestro cerebro para transmitir todo tipo de información (interconexión neuronal).

Dentro de esta sensibilidad premonitoria existen diferentes grados no muy diferenciados, pero sí perceptibles. La opción más pura y fuerte es aquella por la que el durmiente puede ver, literalmente, lo que sucederá con todo lujo de detalles. Por eso se dice que estos sueños se diferencian del resto por su claridad y fidelidad con la realidad. Se trata de visiones directas sin elementos fuera de lo lógico.

Sueños proféticos

Este tipo de sueño tiene un lado híbrido. Lo más usual es que las personas con cierto grado de empatía sensorial puedan acceder a esta información por medio de un sueño expresivo con notas proféticas. Esto es: lo que ocurre en el sueño puede ser interpretado de modo que suponga un aviso de lo que está por venir. En estos casos, la interpretación de sueños es clave para aprender a diferenciar cuándo el Universo está intentando enviarte cierta información privilegiada.

Generalmente, de entre los personajes con los que soñamos, aparecerá un familiar o persona más o menos conocida (un tío lejano) que ya no está en este mundo. Su papel no será otro que el de servir de guía y observador al mismo tiempo, como si os mostrara una versión del futuro y esperara vuestra reacción. A veces, seréis vosotros quienes observéis la escena en la que participa tal difunto. Para ciertas personas, que aparezca este “personaje” resulta clave, ya que indica que se debe prestar especial atención a todos los elementos sensibles a la interpretación. En cualquier caso, durante el sueño mismo, suele intuirse que no se trata de uno más, se siente que lo que está sucediendo supondrá algo más transcendental que comunicarnos con nosotros mismos. Es posible también soñar con un hecho que está sucediendo, pero que desconocéis por completo.

Anotar este tipo de sueños favorecerá la identificación de los elementos y, sobre todo, el conocimiento sobre la frecuencia con la que se tienen o el tiempo que transcurre hasta que lo soñado se hace realidad. Algo importante si se les quiere sacar partido, ya que estos sueños tienen como objetivo el prepararte para una situación difícil o avisarte de algo importante (como que un amigo lo esté pasando mal y necesite tu ayuda).

Enlaces de interés:

Deja una respuesta