Soñar con… Zarzas

Soñé que me encontraba dentro del juego Minecraft. En frente de mí apareció una especie de “gato autobús volador”, como el de la película Totoro, pero más colorido y hecho de cubos. Me introduje dentro de él por la boca, abierta del todo. Observé que todo seguía el patrón cúbico, incluso yo misma.

Cuando salí de allí, me di cuenta de que no estaba donde quería, y cuando hice el amago de volver a entrar, el autobús ya se había ido. Me teletransporté a una ciudad algo deshabitada. En una esquina oscura de una calle se encontraba un hombre vestido de negro. El autobús de antes se había convertido en un coche normal con el capó naranja, de él se bajó un hombre vestido muy al estilo de Sherlock Holmes, tendría unos 40 años.

«¡No te acerques a él!», gritó. Yo no le hice caso, me quedé mirando al hombre misterioso que de pronto echó a correr. Ambos lo perseguimos. Al doblar la esquina vimos que había una especie de cárcel con rejas de metal, al fondo, dos sombras. Una de ellas se movió y yo me asusté, pensé que se trataba de un zombie.

Oímos un ruido muy fuerte y vimos a un coche salir muy rápido por la calle que teníamos a la izquierda. Corrí tras él, pero lo perdí, iba a mucha velocidad.

Me quedé observando el lugar con miedo, sobre todo las zarzas que había en los laterales de la calle. Después, desperté.

significado-de-sonar-con-juego

Este sueño contiene una gran cantidad de elementos residuales. En un principio, no parece tratarse en su totalidad de un mensaje específico del subconsciente, sino de una recreación combinada e imaginativa de tus aficiones e intereses.

Sin embargo, determinados elementos sí responden a un simbolismo propio que tal vez debiéramos tener en cuenta. Como por ejemplo, el color naranja. Este color se asocia generalmente a la amistad, la sociabilidad y la desinhibición.

En tu sueño, ese autobús (vehículo colectivo) se convierte en un coche cuyo capó es de este color. Ese compañero representa uno o varios de estos significados. Ambos perseguís a un hombre vestido de negro (miedos, maldad, lo desconocido), pero consigue huir en un coche tras el que tú corres sin poder alcanzar. Esto provoca que te encuentres sola en esa calle, separada de tu compañero. Entonces sientes miedo observando a tu izquierda (receptividad) unas zarzas, que representan las etiquetas y los complejos.

Podemos llegar a la conclusión de que te ves obligada a colocarte dentro de una horma que no hace justicia a tu personalidad o capacidades, esto tal vez esté creando en ti una serie de inseguridades hacia tu persona. Tu subconsciente te dice que no te separes de tus verdaderos amigos y que no temas ser tú misma, que te mantengas al margen de lo que la sociedad espera.

Deja una respuesta