Soñar con… Lobo

Soñé que tenía una familia, era madre —algo que no es real porque soy menor de edad—, y estábamos en una cabaña en una montaña nevada con todas las puertas abiertas. De pronto, veo un lobo gigante por la puerta principal y entra en casa. El lobo no hace nada, así que lo acaricio, pero me dio mucho miedo por la familia de mi sueño. De algún modo logro que el lobo salga de casa y cierro todas las puertas y ventanas con llave o cerrojo, porque quería entrar. Según lo que sentí en el sueño, el lobo no quería hacer daño, sino más bien explorar la casa y sentir el cariño que le había dado anteriormente.

El lobo es un animal que está relacionado con lo salvaje, la astucia y la malicia. Por su comportamiento y por el tuyo, dado que él «no quería hacer daño» y sí formar parte de esa familia, sabemos que los aspectos relacionados con él no son los negativos.

lobo

Ese lobo representa tu parte salvaje, la cual pareces alejar de ti. Él se acerca, entra en tu hogar y tú lo acaricias en un primer momento, pero enseguida lo “echas”. Esto se traduce en que tienes miedo de asumir esa parte salvaje y libre de ti. Tal vez sientas que no puedes expresarte como quisieras o que tienes deseos de hacer determinadas cosas. Al cerrar no solo puertas, sino también ventanas y con cerrojos estás indicando ese miedo a proteger lo que consideras adecuado de ti misma (a tu familia). Es decir: sientes impulsos que estás refrenando.

Parece comprensible si te encuentras en plena adolescencia (aunque esto no tiene por qué ser exclusivo de adolescentes). En esta época, tanto tu cuerpo como tu mente cambian y en cierto modo sientes deseos de hacer cosas que antes ni te planteabas, como quedar con una amiga para ir a la piscina en lugar de jugar en casa, cambiar de gustos musicales o te apetece cambiar a un look más desenfadado y tu yo consciente te lo impide.

Por supuesto, estos son ejemplos de ese deseo refrenado. Así que no te asustes, simplemente estás experimentando nuevas sensaciones y tu subconsciente lo refleja en este animal de naturaleza salvaje que tú acaricias porque deseas aceptar esa parte de ti.

Acéptala, no temas. Tú serás tú cuando incorpores todas las partes de ti misma al concepto que tienes de ti.

Enlaces de interés:

Deja una respuesta