Soñar con… Puerta (II)

Soñé que abría la puerta de una habitación y que ésta se cerraba. Volví a intentarlo y de nuevo se cerraba. Así continuamente.

Después estaba con mi madre en la cama y sentí cómo me destapaban las piernas. Le conté a mi madre lo que me pasaba. Ella me tapó y nuevamente la sábana se apartaba.

Las puertas representan las oportunidades de las que disponemos en la vida, nuestra mentalidad frente a algunas situaciones.

Insistes en abrir la puerta, pero se cierra. Esto podría entenderse como que deseas ser comprensiva con algún acontecimiento reciente, te esfuerzas por aceptar lo que está sucediendo, pero algo te lo impide, probablemente tú misma. Tal vez pueda indicar que esa oportunidad no es para ti y que estás empeñada en conseguirla.

puerta-abierta

Puede incluso que estés obstaculizando tu propio camino. Plantéate si se te ha presentado la oportunidad de hacer algo y temes enfrentarte a ello. Si así es, tu subconsciente te está indicando que puedes abrir la puerta, que puedes adentrarte en tu nuevo camino, debes confiar en ti misma.

En cuanto a la segunda parte, la escena transcurre en el dormitorio, una zona de descanso. Esto suele indicar la necesidad de desconectar, de tomarse un respiro, tal vez de pensamientos o situaciones que te agotan. Aquí es tu madre quien intenta taparte con la sábana porque le has contado lo que te está sucediendo.

Descubrirse de forma parcial, en tu caso las piernas (pies), implica desnudez. Todo ello me indica que tal vez hayas mostrado tus pautas más básicas, el centro de tus pensamientos, aquello en lo que te sustentas, y esto te hace sentir incómoda. Parece ser que tu madre se representa a sí misma y que está intentando ayudarte para que te sientas protegida, demostrándote que está a tu lado en este tipo de asuntos. Sin embargo, la sábana sigue descubriéndote. Tu subconsciente está expresando ese sentimiento de vulnerabilidad a la hora de confesar tus opiniones más profundas, que el resto pueda ver dónde se apoyan tus pensamientos.

Por supuesto, este sueño te produce nerviosismo. De hecho, el abrir y cerrar, tapar y descubrir son actitudes del sí y el no. “Quiero, pero no me atrevo”; “lo intento y luego me arrepiento”.

Si unimos ambas partes del sueño, podemos deducir que quieres abrirte al mundo y que, tal vez por miedo al rechazo, al final cierras la puerta que intentas abrir repetidamente. Confía en ti misma y en aquellos que te quieren, siéntete arropada por ellos para dar con el impulso que necesitas. Lánzate hacia esa habitación y arroja la sábana al suelo. Sé tu misma, sin temor a nada ni a nadie.

Enlaces de interés:

Deja una respuesta