Soñar con… Palomas blancas

Hace unos meses soñé con un árbol gigante. Su tronco era enorme y, al levantar la cabeza para ver hasta dónde llegaba, advertí que la copa estaba repleta de palomas blancas. Sus hojas eran aquellas preciosas palomas blancas que me miraban dejándome embelesada. Todo era muy bonito.

En esa época estaba separada de mi marido. Luché mucho por él, y ahora estamos juntos, pero no todo es de color rosa. En su momento me dijeron que aquello quería decir que el Espíritu Santo me protegía y que volvería con mi marido, y así fue, aunque quisiera una segunda opinión sobre el sueño. ¿Por qué lo recuerdo tan vívido?

Los árboles suelen representar el crecimiento espiritual. Tanto el grosor del tronco como la altura y la frondosidad del árbol representan el alcance de esa espiritualidad desarrollada.

paloma-blanca

En cuanto a la simbología de las aves, los pájaros suelen ser una representación de nuestro estado de ánimo. Aunque por su parte, las palomas blancas tienen su propio significado. Como decía, generalmente representan el Espíritu Santo, pero también conllevan otras atribuciones, como la más popular: la de la paz. Efectivamente, las palomas blancas simbolizan el pacifismo, y así, ésta indicará en un sueño la inocencia y la reconciliación, el alejar los problemas.

Puedo entender que esto llevara a asumir que tu marido y tú volveríais a estar juntos, dado que si en el momento del sueño era con quien necesitabas reconciliarte, desde luego las palomas apuntaban a eso; sin embargo me gustaría matizar algo. Este sueño representó tu ánimo, tu intención, el camino que tu subconsciente quería coger, no tiene por qué esto significar que fuera el adecuado.

Te digo esto porque me comentas que, aunque hayáis vuelto, no todo es felicidad. E imagino que esta situación te ha llevado a replantearte este sueño. Tengo la sensación de que lo que sucede es que te preguntas: ¿de verdad es mi camino estar con él? Como digo, este sueño no te indicó cuál sería el camino correcto o el incorrecto, sino qué era lo que afloraba en tu interior, o afloraría: en este caso, un estado pacífico y reconciliador, y por tanto, espirituoso.

Tal vez ahora ya no te sientas así. Que en su momento sí no quiere decir que debas seguir sintiéndote igual. Por esto te recomiendo que no juzgues la relación actual que mantienes con tu marido por la que en su momento tenías (tras el sueño), porque desde entonces todo ha podido cambiar. Si una sensación te dice que algo no marcha bien, escúchala, tanto para asegurarte de que con él debes estar como para pensar si la situación en la que estás te parece bien.

En el momento en el que tuviste el sueño, te encontrabas en armonía, o en proyecto de estarlo. Habría que analizar algunos sueños recientes que tuvieran relación con tu matrimonio para saber cómo te sientes en la actualidad.

Deja una respuesta