Soñar con… Lobo (II)

Soñé que estaba sentada en el suelo con mi ex novio y que un lobo negro se acercaba a mí lentamente, no sentí miedo. El lobo se sentó frente a mí y se quedó mirándome, poco a poco se fue acercando a mi cuello y lo mordió.

No hice nada para detenerlo, hasta que comenzó a hacer más presión y sentí el dolor, así que abrí su hocico y lo aparté. No forcejeamos, nos quedamos mirándonos de nuevo.

Entonces, con una mano agarré su hocico manteniéndolo cerrado. Me levanté del suelo aun con mi mano sujeta a su boca, y con la que tenía libre, lo cogí de las patas, tomé impulso y lo lancé muy lejos de mí, con mucha fuerza.

Mi ex tan solo intervenía para decirme que corriese. Y eso hicimos. Ya no veía al lobo, pero huimos a mi casa a refugiarnos. Él no llegó a pasar, se aseguró de que yo entrase y se quedó fuera.

os lobos representan nuestro lado más salvaje, así como la malicia, la astucia y el engaño. Dado el color del lobo, resulta evidente que se trata de una parte de ti que desconoces, de cualidades aún no asumidas.

lobonegro

Que no temas al lobo quiere decir que no temes del todo esa parte de ti misma, sin embargo, esto te lleva a un exceso de confianza, por lo que el animal acaba mordiéndote. Incluso ni siquiera lo frenas, tan solo cuando te hace daño. Esto es llamativo porque en realidad quieres que esa parte de ti, desconocida por tu parte consciente, no así por tu subconsciente, te acompañe, pero al final te hará daño.

Además, fíjate en dónde te muerde. El cuello. Éste es representante del orgullo y la voluntad para llevar a cabo nuestras ideas. Existe una conexión entre las cualidades del lobo y estas opciones, pero la clave está en esos colmillos incidentes. Él no las acepta, no quiere hacerte daño, pero rechaza esas partes de ti. Por tanto, puede decirse que existe un conflicto interno.

De pronto, sin que se de un forcejeo, le cierras el hocico, lo coges de las patas y lo lanzas. Esto, aunque de un modo pasivo, resulta bastante agresivo. Al principio confiabas en él, te gusta esa parte extrema y salvaje de ti, pero en cuanto notas la traición, la apartas y huyes.

¿Qué papel desempeña tu ex en este sueño? Parece ser que es tu protector. Quizás durante vuestra relación, o incluso actualmente, él vele por tus intereses más que por lo suyos. Por otro lado, parece ser que él es quien se asegura de que tú estés a salvo de ti misma, lo cual me indica que quizás a él no le gustaba esa parte de tu personalidad o que la considerase perjudicial.

Mientras tú te estás deshaciendo del lobo, él no actúa porque efectivamente no tiene que hacerlo. Eres tú quien debe batallar con su interior, si él hubiera intervenido, implicaría que cedes tu personalidad a las opiniones de los demás.

Así, te has deshecho del lobo, pero, ¿eso te hace feliz? El sentirse segura, protegida, está muy bien; sin embargo, es peligroso eliminar o rechazar una parte de nosotros, dado que, te guste o no, sigue formando tu verdadero yo.

Tal vez lo que tu subconsciente haya querido expresar sea un gran cambio en tu actitud, quizás ahora te has vuelto más razonable, menos orgullosa, más equilibrada. Lo importante es reflexionar sobre si esta expresión te hace sentir que has avanzado o que estás reprimiendo tus instintos.


Actualización basada en la historia que compartís:

Después de haber conocido todo lo que has vivido con él y tu situación actual, el sentido del sueño parece cambiar drásticamente. Así, considero que este sueño es el reflejo de todo lo que ha sucedido entre vosotros desde el momento en el que os reencontrasteis.

Comentabas que esperabas encontrar a una persona madura, ya que ese era el motivo por el que decidió terminar la relación, superar sus problemas. Sin embargo, te das de bruces con una fuerte depresión que se ha apoderado completamente de él. El lobo es su depresión, de ahí el color negro, que en este caso representa el odio, el miedo y el daño autoinflingido.

Al principio confías en ese animal que se te acerca lentamente (fue él quien te buscó), incluso permites que te tome del cuello (te cuenta todo lo que le ha sucedido, se abre tanto a ti que te introduce de lleno en sus problemas), hasta que te hace daño (os pasa factura cuando retomáis los roles de pareja a los que estabais acostumbrados). Como ves, todo encaja con vuestra historia.

Él permanece pasivo a tu lado, y dada la descripción de su actitud, parece totalmente lógico. Permite que aquel lobo se acerque a ti, está a tu lado, pero como un observador, porque su vida está completamente dominada por esa depresión. Se limita a ser testigo de cómo te relacionas con su problema. No obstante, es positivo que reaccione cuando sales herida. No está dispuesto a dañarte.

El lanzamiento del lobo también es una pieza importante, pues eres tú quien intenta ayudarlo hasta que dices: «esto es lo correcto, así no vamos a solucionarlo, nos estamos perjudicando». Corréis los dos, huís de ese problema, no sabéis cómo reaccionar. Os intentáis cobijar en un lugar seguro, vuestra amistad (aquella casa) es vuestro punto fuerte. Más que el amor, la necesidad de ser una pareja, existe la preocupación por su bienestar, de ser amigos.

En el final queda reflejada su última actitud contigo. Finalmente, él decide que debes quedar resguardada de su problema, que aquel lobo es asunto suyo, que debe ponerle una solución o al menos alejarlo de ti antes de que vuelva a morderte. Por eso, él se queda fuera. No vuelves a ver al lobo porque se ha cerrado de nuevo a ti, ha guardado a su pequeño monstruo y está decidido a, o seguir dejándose dominar por él o batallar para dominarlo.

La cuestión es que ha intentado mantenerte al margen y tu subconsciente, como no sabe qué pensar o cómo actuar, se ha expresado por medio de este sueño, recreando todos estos momentos críticos.

Deja una respuesta