Soñar con… Jarras

Soñé que se acaba de publicar un videoclip de Demi Lovato. Lo que más destaca son unas escaleras de caracol, iluminadas con una luz violeta muy bonita.

De pronto estoy con mi tía preferida paseando por una ciudad, aunque más bien parecía una central con tuberías y puentes de hierro. Entonces vemos cómo una muchacha se esconde tras las escaleras, como en el videoclip que se había publicado, donde Demi mataba a una chica (un videoclip que solo existe en mi sueño).

Yo quiero ir a por ella, mi tía prefiere adelantarse. No le cedo el paso, pero igualmente lo hace. Colocamos las manos fingiendo llevar pistolas y que somos espías, así que la chica sale corriendo por un puente de hierro hasta llegar al final de la “calle”.

La seguimos y nos encontramos una casa con solo dos paredes, tejado y chimenea. Una familia formada por un hombre, una mujer y dos hijos (gemelos) almuerzan. Parecen pobres por la ropa que llevan, sin embargo, nos invitan a comer.

Nos habíamos olvidado de la niña, pero un perro que nadie conoce empieza a rasgar la pared. La familia me mira extrañada cuando la toco y encuentro un “interruptor secreto”, uno de los niños me sienta correctamente para que me tome la sopa.

El perro vuelve a rasgar, esta vez una de las columnas de la chimenea. La toqué y vi que se movía, entonces la levanté un poco y descubrí que había una especie de jarra de plata. Apenas me fijé, porque uno de los niños cerró la columna y el otro me dio un sartenazo en la cabeza.

significado-de-sonar-con-jarras

El comienzo de este sueño muestra claros indicios de hacia dónde dirige su mensaje, y desde luego, apunta a un tema espiritual, potenciado por el color violeta y las escaleras de caracol, elemento asociado a los viajes astrales.

En tu caso, podría deducirse que se trata de una introspección hacia lo que de verdad quiere mostrar tu subconsciente: esa jarra de plata oculta entre las columnas de la chimenea de esa casa medio derruida.

Razónalo por un momento, ¿quién os conduce a esa casa? Una chica a la que perseguís, una chica a la que en realidad tan solo ves ocultarse entre las escaleras (elemento importante en tus sueños). Esa chica eres tú, o al menos uno de tus niveles de consciencia. Tu único objetivo es guiaros hacia ese lugar, que es donde debes descubrir la verdad.

Entonces tu guía desaparece, pero eso no es del todo cierto: se ha convertido en perro, ya que es él quien hace rasgar las paredes para que puedas pulsar el interruptor que permita que esa verdad se muestre ante ti. De nuevo, vuelve a arañar el lugar adecuado para que, definitivamente, encuentres lo que necesitas ver. Ese perro es tu instinto, tu habilidad para dar con aquello que buscas.

Y por unos instantes eres capaz de dar con la clave: una jarra de plata. Las jarras se relacionan con sacar de uno mismo su propio ser para aportar ideas, sentimientos y conocimientos a los demás, representan el vaciarse para aquel que lo necesita sin pedir nada a cambio. La plata, por su parte, realza esa grandiosa cualidad que muchos admiran. Este metal precioso nos dice que en lo más profundo de ti hay un corazón puro, de gran valor, teñido de justicia y espiritualidad.

En cierto modo, tu corazón es esa jarra de plata.

Enlaces de interés:

Deja una respuesta