Soñar con… Ex (IV)

Soñé que iba a comer con mi ex-amante y unas amigas. Después él se convirtió en un bebé y yo lo levantaba.

Fuimos a otro lugar donde había una señora que lo levantó y besó, le pareció que, para ser un niño, pesaba demasiado, y entonces él respondió: «claro, si peso setenta kilos».

Volvió a ser él de nuevo y me miraba con insistencia, como queriendo decirme algo, pero se quedaba callado. Me desesperé porque debía volver al trabajo, así que lo dejé en el suyo y por la tarde me dejó un mensaje en el móvil. No entendía nada, le pregunté qué significaba lo que me había dicho, pero lo único que recibí fue un mensaje automático diciendo que él no estaba.

Este sueño parece expresar que esa persona tiene una actitud un tanto inmadura cuando está contigo, o lo estaba. De cara a los demás, en la comida del principio, es él mismo, pero cuando acabáis es un bebé. Y cuando esa mujer indica que pesa demasiado, de nuevo, vuelve a ser adulto.

Los cambios de edad de una persona durante el sueño simbolizan el comportamiento o la actitud de aquel a quien representan, o cómo vemos a los demás. En este caso, tu ex se presenta como es en la actualidad, después es un bebé que debes cuidar, y luego vuelve a ser él mismo.

Debemos fijarnos en qué sentimientos te producía aquel niño: ¿una responsabilidad tuya, es decir, un deber, o por el contrario, una necesidad de protección? Porque si ese bebé no es una molestia para ti en el sueño, no te importa cuidarlo, sino que estás feliz haciéndolo, esto apuntaría a tu actitud con él y no la suya contigo. Tal vez tu subconsciente te esté diciendo que lo trataste como a un crío, que lo protegías en exceso o que lo manipulabas como puede hacerse con los niños (lo llevas donde quieras, tú mandas, lo levantas si te apetece, lo llevas a ver a una desconocida, permites que ella lo bese, etc.).

Es la señora quien te dice que pesa demasiado para ser un niño. De pronto, choque de realidad. Es alguien de fuera quien te indica que tu comportamiento con él no es acertado, que él es una persona adulta y que debes dejarlo actuar en consonancia, tanto para bien como para mal. Es decir, tener en cuenta sus decisiones y ver que son responsabilidad suya, no tuya.

texto-movil

Él intenta darte un mensaje, pero no lo comprendes; quiere hablar y no puede. Esto podría reforzar el hecho de que lo infantilices. No le das el tiempo suficiente para que te hable porque debes ir al trabajo, y cuando lo buscas para pedirle explicaciones, él ya no está.

Tal vez esto muestre lo que sucedió entre vosotros. Tú no tuviste paciencia para comprender qué quería él y él se fue. El trabajo aquí cumple un papel fuerte: no podías seguir esperando a que te hablara porque debías trabajar. Quizás esa paciencia la perdiste porque en cierto modo considerabas que eran más importante las responsabilidades que las emociones. El sentimiento del deber en este sueño es casi palpable, parece ser que él no se tomaba la vida del mismo modo que tú.

Enlaces de interés:

  1. #1 Meche dijo:

    24 julio 2015 a las 5:07 pm

    gracias por tu interpretación, bueno no tengo pretendientes al momento, y no se que tan preparada este, estoy muy triste, m{as aun ahora su cumpleaños es la semana que viene, y aun lloro por el, no creo que pueda fijarme en alguien más :(

  2. #2 Elba Luna R. S. dijo:

    24 julio 2015 a las 5:28 pm

    Como ya te comenté, es normal que tengas malas rachas. También es habitual recordarlo en determinadas fechas, pero el modo de que estas te afecten lo menos posible es pensar: «sí, es su cumpleaños, pero ya no es mi pareja, ya no tiene que ser un día especial para mí. Ahora estoy yo con MIS días especiales».

Deja una respuesta