Soñar con… Espías

Soñé que era una espía, una de las mejores: realizaba cualquier misión, resolvía cualquier caso.

Saqué mi súper arco (era gigante) y maté a una chica que intentaba matarme, y de camino a otra sala, el arco se rompió. Tenía uno de repuesto en mi habitación, pero en ella había un hombre de pelo largo que también quería matarme.

Me acerqué a él sigilosamente, apoyada en la pared y sin hacer ruido. Al asomarme, vi una pistola girando para otro lado, así que ataqué.

Cogí la supa para que él no pudiera dispararme y me escandaliza verle la cara: es una compañera de clase con la que no me llevo mal del todo. Peleamos hasta que conseguí matarla. Después, llamé a “comisaría” para estar tranquila.

De pronto, estaba con mis hermanos, ellos también eran espías. «¡No podemos acabar con ese hombre, es súper fuerte!», dijo uno. Formábamos parte de un juego virtual o algo parecido. «¡Siempre pone una bomba en tu habitación, y cuando menos te lo esperas, ya estás muerto! Yo perdí todo mi inventario por culpa de él», dijo.

Decidí entonces que ese caso debía llevarlo yo, y para asegurarme de no perder nada, me quité todo lo que tenía de valor. Subí a la habitación y ese hombre entra con mi madre. Parece que a mi madre le gusta (en la vida real también es así, salen mucho juntos; mis padres están separados). Veo que en su mano lleva algo redondo y rojo, creo que se trata de la bomba de la que hablaban mis hermanos. La dejó sobre mi cama.

Cuando ellos salieron, cerraron la puerta y yo cogí la bomba para desactivarla. Tras conseguirlo, entra mi madre gritándome por qué le había roto el reloj a aquel hombre, pero me dio igual, los había salvado a todos.

Bajé a la cocina para beber agua y los veo despidiéndose. Subí de nuevo a la habitación porque desconfié, así que busqué en todos lados una segunda bomba. Y la encontré, solo que era un poco más compleja que la otra: los botones estaban borrosos, no se veía bien. La cuenta atrás me indica que va a explotar, así que salgo de la habitación y lanzo el aparato bien lejos por la ventana. Veo cómo cae en casa de los vecinos y explota. Una explosión pequeña y silenciosa, perfecta para matar a alguien.

Al bajar de nuevo con mi madre, le pedí que mirase por la ventana. Me abrazó y desperté.

significado-de-sonar-con-espias

Este sueño está estructurado a modo de mini película, donde los diferentes personajes cumplen la función de actores. Es decir, cada uno tiene su papel y no falta ninguno: la heroína (tú), los malos (la mujer a la que matas y tu compañera de clase), tu equipo (tus hermanos), la persona a la que se debe salvar y a la que intentamos mantener al margen (tu madre) y el súper villano (ese hombre).

Esta forma de soñar es realmente curiosa, y en casos como el tuyo, habitual. Lo que nos cuenta el escenario y la acción del sueño son aspectos importantes de tu personalidad, como el afán de lucha, la necesidad de emociones intensas y una tendencia innata a proteger a los tuyos. Son características de una persona con mucha iniciativa, valerosa, segura y que no huye de los problemas, una persona con ganas de enfrentarse a la vida, demostrar de lo que es capaz y, después, seguir buscando más. Hablamos de un carácter insaciable, ambicioso, que va más allá de los convencionalismos. Una persona que busca en su vida la adrenalina que la haga sentir viva.

Todo ello lo indica este sueño junto con otros que ya te interpreté. Desde luego, cuanto más sueños analices de una persona, más se muestra esa forma de ser y, por tanto, mejor llegas a conocerla.

En cuanto a los simbolismos, podemos advertir el de la explosión, la arbitrariedad o no de la elección de estos personajes y la presencia de una bomba o elemento definitorio.

Empezamos con los papeles asignados. En la vida real me cuentas que tienes una buena relación con ese hombre, sin embargo es él a quien colocas de súper villano. Está poniendo una bomba en vuestra habitación mientras estáis en casa. Dime, ¿no estará confesando tu subconsciente que en realidad temes que él os aparte de vuestra madre? Es esta la impresión que da, como si en el fondo no te llegaras a fiar del todo de él, no porque tengas motivos para hacerlo. O sí.

Es importante que lo pienses bien; si ves algo que no te gusta en él, háblalo, sé sincera contigo misma. Si, por el contrario, se trata de un miedo natural a que la persona que esté con tu madre no sea la mejor del mundo, tranquila. Es adulta, ella toma sus decisiones. Apóyala sin perder de vista el impacto que ese hombre causa en vuestras vidas: si es positivo, disfruta y alégrate por que haya conseguido rehacer su vida. Y, en cierto modo, también la vuestra.

La explosión, por su parte, apunta a una confluencia de emociones que están a punto de estallar. Puede que esas ideas que vagan por tu cabeza y a las que no quieres oír vayan a hacerte eclosionar. Aunque al parecer no mostrarás tus sentimientos a tu madre, sino que llevaréis ese pensamiento entre tus hermanos y tú. E intentaréis hacer desaparecer esa bomba que puede poner vuestra vida patas arriba, algo que afectará «de forma silenciosa» a personas más o menos cercanas a vosotros que nada tienen que ver con el asunto.

Como dato curioso, el que al explotar te quedes sin inventario y que, por tanto, te liberes de aquello de valor, es tremendamente simbólico. Esto significa que esa expresión o revelación de tus verdaderos sentimientos con respecto a esa relación os deja vulnerables, despojados de aquello que más valoráis. Piensa en esto, tal vez sea hora de tener una conversación contigo misma y dejar que tu interior te cuente cómo se siente.

Deja una respuesta