Soñar con… Escaleras

Soñé que estaba en una especie de central y que había unas enormes escaleras de metal (no sé por qué, pero suelo soñar con centrales y escaleras). En cada descansillo entre escalera y escalera, hay puertas con números y letras que no consigo recordar iluminados por una luz naranja/amarilla.

Tan solo recuerdo que un chico me perseguía por esas escaleras y que a veces tengo que bajarlas, y otras, subirlas. Me escondo de él porque le tengo mucho miedo. Es joven, pero con malas intenciones. Lo sé porque en el sueño lo veía y notaba la maldad en los ojos, creo que por eso no dejo de huir de él y de subir y bajar.

significado-de-sonar-con-escaleras

Generalmente, soñar que subimos una escalera significará que nos estamos acercando cada vez más a un nivel espiritual bien desarrollado, como si nos elevásemos por encima de lo mundano. Sin embargo, bajarlas bien puede relacionarse con el hecho de humillarnos, ante otros o ante nuestro yo interior.

Este sueño de subir y bajar parece estar indicando, basándome en ambos significados, en una actitud del «quiero, pero no me atrevo». En un principio da la sensación de que quieres alcanzar esos estratos superiores a nivel espiritual, pero entonces el miedo te hace bajar de nuevo.

De hecho, esa actitud caótica de recorrer escalones porque sí señala una clara confusión, tal vez emocional o personal. Puede que te encuentres en un momento de tu vida en el que todo esté cambiando y a menudo te cueste reconocerte, como si todo sucediera muy deprisa, como si la noria que es la vida girase a mayor velocidad y no te vieras capaz de seguir el ritmo. Quizás, ante tanto vaivén, ya no sabes ni dónde estás.

Y es por eso que no recuerdas ni las letras ni los números, porque todo es confuso. Hay (muchas) puertas, es decir, un sinfín de opciones, y sin embargo, tú continúas escaleras arriba, escaleras abajo.

En cuanto a quién te persigue, no es nadie, no se trata de un monstruo, ni siquiera es una parte de ti; es tu miedo. Ese miedo a lo desconocido, al encontrarte frente a nuevas opciones y no saber cuáles escoger.

Se trata de un momento importante. Debes darte cuenta de que siempre habrán nuevos caminos que tomar, incluso atajos; apuesta por los que consideres mejor para ti, sigue tu instinto y dejarán de perseguirte los miedos, porque el temor a equivocarse desaparece cuando abres esa puerta y te das cuenta de que nada malo hay tras ella, de que en realidad, tan solo es una puerta. Una de tantas.

Enlaces de interés:

Deja una respuesta