Soñar con… Discusión

Lo primero que recuerdo es que iba a casarme con mi esposo por el juzgado, pero en los papeles cambiaron los nombres y fuimos a quejarnos. De repente, todo está solucionado.

Lo siguiente que recuerdo es que estaba en mi campo, exactamente en el baño, con una niña, creo que mi sobrina. Entró un muchacho (en el sueño es mi amante, aunque en realidad no hablo con él) para decirme que no nos podríamos ver más porque igual iría a la cárcel. Al parecer, había matado a un matrimonio accidentalmente. Me dijo que lo único que podría conseguir el indulto del juez era presentar pruebas suficientes.

Salimos al patio y me enseñó un vídeo donde se le veía a él con dos muchachos más intentando grabar un vídeo musical, de fondo aparecían los padres de uno de ellos. Entonces, los muchachos dispararon a la pared y la bala rebotó y mató al matrimonio. Mi supuesto amante me pidió que le escribiera una carta al juez para que supiese que no era culpable.

Después de eso, mi hermana y yo fuimos a una carnicería a esperar nuestro turno, un hombre se colaba todo el rato. Cuando nos atendió un señor, le dijimos que queríamos escribir una carta, nos dio un papel y nos fuimos.

Parece que ese sueño termina ahí, porque no se celebra juicio y ya eran las 3 de la mañana cuando llego a casa de mi madre. Mi hermana entró primero y noté que estaba llorando, así que entré yo y mi madre vino a pegarme con el cinturón, gritándome que era muy tarde para llegar a casa. Yo le respondía que ya éramos mayores para hacer lo que quisiéramos, pero mi padrastro se metió en medio para que me pegara aún más, así que salí a la calle gritando que la iba a denunciar por pegarme. Mi madre le dijo a mi hermana que cogiese a mi hija y se la llevara de paseo, pero yo le dije que no tocasen a mi niña, y que si ella quisiera uno, que lo tuviera (mi madre solo tiene 36 años). Me respondió que ya tenía las trompas ligadas.

Seguimos discutiendo, lloré mucho. Le dije que ya era mayor para llegar cuando quisiera y para que me tratara de ese modo. También le pregunté por qué me tuvo, deseé haber muerto en el parto. Yo quería estar bien con ella, pero me dijo que si no pasábamos tiempo juntas, eso no era posible. Ella iba a sacar algo del bolso cuando le dije que para mí la felicidad era estar con mi madre y mi hija a la vez mientras recibía un poco de cariño.

Entonces desperté con muchas ganas de llorar.

En la vida real pienso muchas veces lo del parto, y lo de pegarme solo lo hacía cuando era pequeña, ya no.

significado-de-sonar-con-discusion

La primera parte del sueño podría bien tratarse de un sueño breve o uno incompleto. Con la información que tenemos podemos deducir que tu matrimonio se está cuestionando a ojos de los demás o que ciertas personas piensen que, tras casaros, ambos habéis perdido la identidad; sin embargo, verás más adelante que puede estar ciertamente relacionado con el resto del sueño.

En cuanto a la segunda parte, el cuarto de baño puede señalar la necesidad de purificar los problemas, viejas heridas, malos hábitos adquiridos en la niñez (tu sobrina) o un deseo de estar a solas con tu yo infantil. En esos momentos, se te presenta un problema de adultos, podrían encarcelar a alguien por cometer un error. Cuando somos pequeños, si cometemos un fallo a menudo tenemos problemas con nuestros padres, pero nunca van (o no deberían) ir más allá, por eso se dice que los niños no tienen verdaderas preocupaciones; sin embargo, conforme vas creciendo vas tomando consciencia de que, si cometes un fallo, éste podría tener consecuencias bastante graves.

¿Cómo se relaciona esa supuesta infidelidad con el asesinato accidental de un matrimonio y tu predisposición a negociar con un juez? Parece bastante claro. Si existe una mínima intención de cometer esa infidelidad, tu matrimonio se verá roto irremediablemente, y después, intentarás conseguir el indulto a tu error.

Puede que en realidad no se esté hablando de infidelidad como tal. Es decir, podría referirse esta situación a poner por delante de tu marido a otra persona. Te lo explico.

Generalmente, en las relaciones de pareja, más en las matrimoniales, ambos deben velar por el otro, prestarle la atención que merece y asegurarse de su bienestar, esto es, hacer todo lo posible para que su pareja sea feliz. Algo que no excluye el valorar la individualidad de cada uno, por supuesto. No obstante, esta infidelidad podría apuntar a ese incumplimiento moral, es decir, a que dirijas esa atención emocional o sentimental hacia otra persona y des de lado a tu pareja por ello.

Entonces viene tu enfrentamiento interior, representado por la pelea con tu madre. Como ya sabes, tu madre puede representarse a sí misma o a tu parte más madura. En este caso, hablaríamos de lo segundo, pues se trata de una lucha interna por hacer las cosas bien, o por rebelarte contra lo que se supone que debes hacer.

La lucha contigo misma es provocada por tu afán de defender la independencia de tus decisiones. El llegar tarde y hacer lo que quieras y el deseo por que te consideren responsable de tus actos es el núcleo central de tu conflicto interior. Es lógico que subconsciente y consciente peleen, si de verdad quieres reconciliarte con él, escúchale. En lugar de discutir, habla contigo misma y sé justa.

Hacia el final del sueño, salen a la luz una serie de pensamientos nocivos sobre ti misma que al parecer tenías guardados. En un principio parecía que este sueño nada tenía que ver, que se trataba de retales, de piezas que no encajaban, sin embargo, todo parece tener cierta conexión. Cuando estás en el baño con esa niña, ¿recuerdas qué simbolizaba? Al final del sueño han quedado al descubierto esas heridas de tu infancia: el que tu madre te pegara y el deseo de no haber nacido.

Es normal que este sueño te afectara hasta el punto de querer llorar. Debes darte un respiro a ti misma y superar esa fase. Entiende que la madurez se va alcanzando conforme se van superando determinadas situaciones, y a base de cometer errores uno aprende cuál es el camino más razonable y, por tanto, el que tomaremos cuando nos veamos lo suficientemente maduros como para enfrentarnos a todo lo que la vida nos vaya lanzando.

Deja una respuesta