Soñar con… Calavera

He soñado con calaveras, y aunque dicen que es mal presagio, no he tenido miedo. Una de ellas me dijo: «ya sabes dónde estoy» y, a continuación, se destruyó convirtiéndose en polvo o algo etéreo y hasta bonito. Pasó a ser como una energía protectora de los demás. Había más de una calavera, pero solo una me habló.

He de decir que no he sentido miedo en ningún momento, sino todo lo contrario.

Efectivamente. Tal y como imaginas, soñar con calaveras no tiene por qué significar un mal presagio, pues todo depende de las sensaciones que te produzca el sueño más que de los elementos en sí con los que sueñes. Mucha gente confunde soñar con calaveras a soñar con la muerte, todo depende, como digo, del escenario y las emociones que el sueño reporten.

calavera

De hecho, las calaveras representan en los sueños actitudes sagradas. Son símbolos de devoción, esto es, espiritualidad.

Parece ser que esa calavera que te habla es tu subconsciente diciéndote que, si te has apartado del camino espiritual, el de la fe (no tiene por qué ser sobre Dios, puede incluso estar relacionado con el amor, la fe en las personas, en tu familia, o incluso en ti misma), este aspecto de ti te esperará para cuando estés preparada para regresar a él. Lo cual significa que al parecer últimamente has adoptado una postura quizás más escéptica o neurótica, pero no te lo estás reprochando, sino que tu yo interior quiere que sepas que ahí estará para ti, que tu esencia, tu equilibrio, tu paz, está a tu disposición para cuando quieras recuperarlo.

Es un mensaje muy bonito, o al menos desde mi punto de vista. Generalmente, los seres humanos nos culpamos de todo, nos criticamos constantemente aseverando que nunca tenemos la actitud correcta, que todo lo que hacemos está demasiado alejado de lo adecuado. Sin embargo, tener el respaldo de uno mismo, aunque solo sea de forma inconsciente, te permitirá alejar ese dolor que la mayoría tiene. Desde luego, si tu subconsciente está contigo, si no te reprocha nada, nada debe preocuparte. En cierto modo, aunque tal vez estés decepcionada con algún aspecto de tu vida (como digo, el amor, las personas, el entorno laboral, tú misma…), tu interior está en paz. Así que cuando quieras recuperar la fe en aquello en lo que lo has perdido, lo conseguirás.

En definitiva: “cuando te sientas preparada para volver a casa, las puertas estarán abiertas”.

Deja una respuesta