Soñar con… Besos

Soñé que me encontraba en un patio tan grande como un campo de fútbol. Pertenecía a un colegio, pero no había aulas, sí un despacho en la segunda planta. Una vez allí, vi una puerta a lo lejos. Quise entrar para ver qué había, pero no podía porque una serie de trampas me lo impedían.

Cuando me cansé de intentarlo, bajé al patio de nuevo y vi a todos los alumnos jugar a declararse. Entonces, un chico alto vino a mí y se declaró. Yo me quedé en silencio y él se fue a una esquina decepcionado, así que corrí hacia donde estaba y le dice que sí. Empezamos a besarnos de forma muy extraña; yo le besaba apasionadamente la mejilla.

Después de eso regresé al despacho y me encontré con mi abuelo (en la realidad él no se parece a esa persona), me dijo que lo había visto todo y yo me avergoncé por ello.

Bajé de nuevo al patio y vi al chico besando a otra chica. Lo seguí y besó a otra diferente, se deshizo de ella, y volvió a besar a una tercera.

No conozco al chico, pero sé que lo he visto en algún lugar.

Tengo 14 años, solo he salido con dos chicos y aún no he tenido mi primer beso

Antes de nada, me gustaría aclararte el hecho de que, aun sin conocer al chico del sueño, estés casi segura de haberlo visto antes. Esta parte es completamente residual. A diario vemos personas que se quedan grabadas en nuestro subconsciente, esto no tiene por qué significar nada especial, es natural que nuestra mente use de vez en cuando imágenes de personas reales aunque estas no tengan nada que ver con nuestra vida.

Y ahora sí, basándome en el análisis de los elementos y en su conjunto, te diré que tu sueño es puramente expresivo, es decir, tu subconsciente te está transmitiendo cómo se siente por medio del sueño.

Ese patio representa tu estado de consciencia y los niveles superiores (segunda planta, despacho), tu lado emocional y pensamientos.

Nada más empezar el sueño subes a una segunda planta de una escuela. No importa demasiado que no sea fiel a la realidad (sin aulas), este edificio tiene simbolismo por sí solo. Representa la experiencia, el aprendizaje. Dices que una vez allí, intentas acceder a una puerta cerrada que ves a lo lejos, probablemente se trate de un rincón de ti misma que no tienes disponible. El hecho de que existan trampas que te impidan acceder a ella significa que te estás engañando, e incluso hiriendo, con alguno de tus pensamientos o actitudes. Parece ser que has bloqueado esa parte de ti y que no permites que nadie entre, ni siquiera tu lado consciente.

Después transcurre la acción principal. Un chico se te declara, al principio no reaccionas, pero por algún motivo te dejas llevar y accedes a estar con él. Lo besas. Pero, ¿por qué en la mejilla? Tiene una explicación.

Los besos representan la capacidad de confiar en alguien, de abrirle nuestro corazón, inician un romance y son un reflejo de la atracción entre dos personas. Estos también pueden simbolizar la traición, el beso de Judas.

Que lo beses en la mejilla se puede enfocar de dos maneras. La primera es que aún no estés preparada para confiarle tu corazón a los chicos. Si me dices que nunca has experimentado un beso en los labios, entiendo por lógica que para ti ese momento aún es muy importante, y por tanto, no tiene sentido que beses a cualquier chico que afirme sentir algo por ti. Por otro lado, la mejilla representa el “morro” o la “cara” que le echamos a determinadas situaciones, también va de la mano de la dominancia. Que lo beses apasionadamente en la mejilla puede hablar de eso, de tu actitud dominante frente a algunos chicos, o de tu miedo a que ellos crean que eres así.

besar

La conversación con tu abuelo es, nuevamente, en la segunda planta, es decir, en las partes superiores de tu subconsciente. Ese hombre, como tú dices, no es tu abuelo, eres tú. Ese personaje representa tu parte razonable, tu parte sabia. Te avergüenzas cuando te dice haberlo visto todo porque en el fondo temes actuar de ese modo, de una forma demasiado impulsiva. Lo que sucede después lo deja bien claro.

Efectivamente, temes lanzarte a la piscina por un chico y que este luego te traicione, por eso ves a ese muchacho besar hasta tres chicas. Tú lo persigues, existe ese sentimiento de angustia, de no creer que te pueda estar pasando, de sentirse defraudada por haber confiado en él y que se trate de alguien que no valora tus sentimientos.

Dada tu situación y tus sentimientos, te recomendaría paciencia. A esa edad, muchas chicas están desando experimentar su primer beso y a menudo sueñan con ello, es algo normal. Si sientes que no estás preparada para dar tu primer beso, no lo hagas. Así de simple. Nada debe presionarte: ni tu entorno, ni el chico, ni tú misma. Antes de besar a alguien, conócelo bien y no te dejes engañar por la palabrería, confía solo en quien de verdad lo merezca.

Y sobre todo, algo que debes tener muy en cuenta, si al final tiene lugar ese beso y no sale como esperabas, no te sientas mal, es normal que idealicemos ciertos momentos de nuestra vida porque queremos que todo sea perfecto. La realidad puede ser algo decepcionante, o incluso mejor de lo imaginado. Cuando aprendas a no magnificar las cosas, empezarás a disfrutar de las situaciones tal como son.

Mi consejo, por ello, es que ni le des mucha importancia a lo que no la tiene ni se la restes a lo que sí.

Enlaces de interés:

Deja una respuesta