Soñar con… Besos (II)

Soñé que estaba en la casa de mi abuela, sentada en una silla peinando a mi sobrina. Había una puerta (donde no la hay) y el chico que me gustaba tras ella, mirándome.

Al pasar dijo que la niña era muy bonita. Se acercó a besarla, pero vi que al final, si no me movía, a quien besaría sería a mí. Así que me giré, aunque no sirvió de nada, porque él me sujetó y me besó. Después de eso se marchó.

La casa de tu abuela puede representar una cosa u otra en función del contexto, es decir, de lo que le atribuyas a ese lugar. Para algunos, la casa de sus abuelos es el sitio donde más los han mimado, donde han pasado toda su infancia, allí donde guardan las emociones de un pasado bonito y reconfortante. Para otros, es el lugar donde sus padres los dejaban porque debían ir a trabajar, su momento de aburrimiento, experiencias tediosas. Y otros piensan en la casa de sus abuelos como una casa más, sin mayor asociación.

Como digo, deberías tener esto en cuenta. En cualquier caso, las casas suelen representar el estrato de consciencia en el que nos encontramos durante el sueño, es decir, a qué nivel nos afecta lo que sucede.

Así, si podemos asociar la casa de tu abuela con tu pasado, hablaríamos de algo que estás retomando en el presente. Esa puerta que aparece donde no debería refuerza el planteamiento de que se trata de un aspecto guardado en tu memoria. La puerta está abierta, él entra e incluso te habla. Puede hacerlo porque tú se lo permites, estás permitiendo que él vuelva a tu presente por medio del subconsciente. Digamos que se ha colado porque en algún momento has colocado esa puerta ahí para él. Debes plantearte por qué. Dices que ya no te gusta, pero que en algún momento los sentimientos fueron mutuos. ¿Es posible que una parte de ti quiera que él vuelva a prestarte atención?

Los besos en los sueños no tienen por qué significar que desees besarlo, están más relacionados con los sentimientos, la complicidad, el cariño, la atención y el regodearse con el pasado. Deberás atender a qué sentiste cuando te besó, pero dada tu actitud, podría entenderse que no te gustó que te besara por fuerza. Esto nos indicaría que, de algún modo, crees que le debes algo, como si te obligaras a ti misma a retomar esos sentimientos por él.

Por último, podría ser clave que te encuentres peinando a tu sobrina en el momento en el que él te roba el beso. Habría que pensar en qué le atribuyes a ella, porque esa cualidad es la que él ha aprovechado para acercarse a ti, o por la que tu subconsciente ha permitido que él reapareciese en tus pensamientos.

Enlaces de interés:

Deja una respuesta