Soñar con… Bar

Soñé que me recomendaban un lugar donde beber e ir sola, un sitio donde no necesitas de amigos para salir. Recuerdo la emoción que sentí porque actualmente mis amigas no están disponibles.

El lugar era muy acogedor, las camareras eran rubias de ojos claros y me explicaron en qué consistía el sitio. Estaba muy iluminado, la barra era blanca, las paredes naranjas, había parasoles y gente en las mesas conversando. Me sentí tan a gusto en aquel sitio que incluso me acerqué a la ventana para identificar el lugar. Sabía que se trataba de un sueño, por eso quise saber dónde estaba, para poder volver. Se trataba de mi ciudad, sabía dónde era exactamente. Fuera hacía sol.

Después una de las chicas me dijo que me presentaría a alguien. Casualmente se trataba de mi ex, así que pensé en lo desafortunada que era. Hice como que no me importaba y me fui a cantar al karaoke con otras chicas. Fue muy divertido.

Cuando llegó, lo supe, pero no lo vi. Me encontraba de espaldas a él, cantando y saltando. Al principio me molestó saber que iría o que estuviera allí, pero después me resultó indiferente.

Entonces llegó el momento de irme, cogí un autobús y mientras me marchaba, observaba el local y me decía a mí misma: «volveré, me ha encantado».

Lo que más me llamó la atención de todo fue lo real que me resultó, a pesar de ser consciente de que se trataba de un sueño.

bar

Los bares en los sueños representan una reunión social, un lugar donde mantenemos comportamientos poco razonables y, sobre todo, un espacio en el que escondernos de la realidad. El color naranja de las paredes representa precisamente la sociabilidad, la extroversión y la desinhibición, aspectos que encajan a la perfección con tu comportamiento en el bar. Por su parte, el blanco de la barra supone encubrimiento. Beber suele estar relacionado con aspectos negativos, el hecho de eludir la realidad supone un problema, así la barra, el lugar donde se sirve, donde se bebe, se representa por este color.

Me comentas que actualmente no tienes amigas con las que salir a divertirte y es por eso que en el sueño (un sueño totalmente lúcido y consciente para ti, algo fantástico) tu lugar es aquel donde no las necesites. Esto representa cómo te hace sentir que no puedas contar con ellas, tu mente ha creado para ti un lugar donde sentirte a gusto, un sitio donde no exista el mal rollo o donde nada podrá impedirte ser feliz. Por ello te molesta que él aparezca por allí, es tu sitio, ¿por qué entra?

Que le des la espalda y no llegues a verlo es un claro ejemplo de que la realidad que estás evitando es la suya. Él existe, él ha formado parte de tu vida, ignorarlo no es la solución. La indiferencia que luego sientes sí es la respuesta. Saber que está ahí y que no te afecte es aceptación, pero deberías poder girarte, verlo y seguir disfrutando.

Por esto mismo el sueño es positivo y negativo al mismo tiempo, puede decirse que se trata de un mensaje agridulce. Tu subconsciente de dice que está contigo, que creará lugares fantásticos para ti en tus sueños si hace falta para que te encuentres mejor, pero que debes afrontar la realidad lo antes posible. Ignorarla no la hará desaparecer.

Deja una respuesta