Significado de soñar con piojos

Dentro de la interpretación y el significado de los sueños recopilado en este Diccionario de los sueños, encontramos lo que significa Soñar con piojos.

Soñar con piojos

Los piojos están relacionados con la falta de higiene, sin embargo, cualquier persona puede tener piojos. Como bien es sabido, los piojos se desplazan con mayor facilidad en cabellos limpios, así que este entorno acaba siendo un lugar más cómodo para ellos. Y ya que su lugar asignado es la cabeza, soñar con piojos hace referencia al hecho de que ideas nocivas estén invadiendo nuestros pensamientos.

Esto podría traducirse en la impresión que tenemos de nosotros, en la importancia que le damos a la opinión de los demás. Nos vemos muy inferiores al resto, como si nosotros no mereciésemos lo bueno que nos sucede, como si no fuéramos lo suficientemente competentes. No es solo que nos exijamos demasiado, sino que no valoramos con justicia ni nuestros esfuerzos ni a nosotros mismos.

significado-de-sonar-con-piojos-bicho

Lo que hacen los piojos en el sueño determinará, además, el sentido de la interpretación. Generalmente, estos incómodos bichos chuparán nuestra sangre para alimentarse. Esto es tremendamente simbólico.

La sangre representa nuestras energías vitales, así que si esos piojos la absorben quiere decir que estamos permitiendo que eso que representan los piojos nos debiliten. Los estamos alimentando con la energía que nos da fuerza para aguantar el día a día. Debido a nuestra actitud, estamos apagando nuestra luz interior.

Por otro lado, soñar con piojos puede ser una expresión de nuestro subconsciente. Quizás quiera decirnos que sentimos un miedo directo a contagiarnos, el temor a que un día aparezcan estos bichos trepando por nuestras fibras capilares, con todas sus consecuencias: vergüenza, debilitamiento y rotura del cabello (peine de púas muy finas), escozor, peligro de reproducción, trabajo de saneamiento y, en algunos casos, la necesidad de reducir la largura del pelo para facilitar la eliminación.

pelo

Aunque también habría que tener en cuenta que este sueño podría tratarse de un aviso. Sería conveniente fijarnos en qué puntos de nuestro cuerpo están los piojos, pues tal vez nos indiquen dónde sufriremos ciertas molestias. Esto cobraría importancia cuando los piojos no se encuentren en la cabeza que, como ya digo, es su lugar habitual.

Vídeo del significado de soñar con piojos:

En este vídeo podréis escuchar el significado de soñar con piojos con audio en español.

Soñar con liendres

Las liendres son las huevas de los piojos, los pequeños que aún no han alcanzado la edad adulta para poder reproducirse. De hecho, lo habitual cuando uno se percata de que tiene piojos es tener tres o cuatro adultos, y el resto, liendres.

Hasta ahora hemos hablado de lo que significa soñar con piojos, pasaremos a explicar lo que significa soñar con liendres.

significado-de-sonar-con-piojos-nina-y-mama

Al igual que sucede con el significado de soñar con piojos, las liendres seguirán representando esas inseguridades que machacan nuestros pensamientos más inocentes, como el asumir que no somos adecuados para alguien porque cualquier otra persona sí podría darle algo que nosotros consideramos que no. Este es un ejemplo de tantos pensamientos nocivos que pueden representar los piojos en los sueños.

¿Qué sucede con las liendres? Algo parecido, pero con una connotación positiva: soñar con liendres no significará que nos tomamos las cosas con positividad, pero sí que aún esas ideas perjudiciales para nosotros mismos, para nuestro estado psicológico (a veces incluso físico), aún no se han reproducido, que tan solo se trata de pequeños pensamientos que debemos eliminar antes de que sigan creciendo.

significado-de-sonar-con-piojos-nina

Desde luego, en un estado real de infección por piojos, las liendres son “inofensivas” hasta que maduran, pero son un gran número de bichitos que pueden volverse muy peligrosos para tu salud. Lo que esto quiere decir es que soñar con liendres supondrá que aún estamos a tiempo de mermar esas ideas negativas sobre nosotros y nuestras capacidades, y al mismo tiempo, que ese esfuerzo por hacerlas desaparecer no será pequeño, ya que, aunque aún sea una situación que puede controlarse, se ha podido extender por muchos aspectos simbólicos de vuestra cabeza, como pueden ser diferentes asuntos sobre los que reflexionemos.

Por ejemplo, si el pensamiento tóxico se inició por cuestiones laborales —«no doy la talla en mi trabajo»—, esa propagación podría afectar a asuntos del corazón —«está mejor sin mí»—, personales —«qué débil soy»— y familiares —«se avergüenzan de mí»— que, si no hacemos algo pronto, pueden convertirse en algo más peligroso, como una depresión autoinducida.

Deja una respuesta