Películas de amor

7.- Tienes un email:

tienes-un-email

  • Género: comedia romántica.
  • Protagonistas: Kathleen Kelly (Meg Ryan) y Joe Fox (Tom Hanks).
  • Trama: Esta es una de las historias más tiernas del cine. Kathleen y Joe son dos desconocidos que se envían emails con frecuencia y donde se lo cuentan todo, salvo quiénes son en realidad. Ninguno sabe que se están criticando mutuamente, pues ambos son el enemigo profesional del otro, y así, tras el cobijo de una amistad virtual, va surgiendo ese amor cómplice que los hace darse cuenta de lo que les falta en sus respectivas relaciones sentimentales. En lo profesional, se odian; en lo personal…, son el uno para el otro. Hasta que descubren quién es quién tras la red,  momento en el que todos los sentimientos salen a la luz.

8.- Por siempre jamás:

por-siempre-jamas

  • Género: romance.
  • Protagonistas: Danielle de Barbarac (Drew Barrymore) y el príncipe Enrique (Dougray Scott).
  • Trama: Aunque Danielle fuera en realidad dueña y señora de la propiedad que le dejó en herencia su padre al morir, es tratada como una sirvienta más a merced de su madrastra y sus dos hijas. En ningún momento pasa por su mente rebelarse contra aquella situación, a pesar de que preferiría que no la trataran del modo en que la hacen, pero cuando su madrastra vende a uno de los sirvientes como esclavo, Danielle se viste de noble para pagar la deuda y liberarlo. Es en ese momento cuando surge el amor entre ella y el príncipe Enrique, pues frente a la burla del carcelero, Danielle se muestra sabia y de carácter firme, algo que llama especialmente la atención del Enrique.

9.- Ghost:

ghost

  • Género: drama romántico.
  • Protagonistas: Sam Wheat (Patrick Swayze) y Molly Jensen (Demi Moore).
  • Trama: El comienzo de este clásico siempre nos hace llorar. Por culpa de un atraco inesperado, nuestro protagonista es accidentalmente asesinado, dejando a Molly y a los espectadores hechos polvo. Pero la clave de humor está presente, gracias a la médium (que todos reconoceréis seguro), a la que acaba visitando Sam para asegurarse de que Molly no corriese peligro, ya que descubre ciertas cosas de su supuesto accidente. Esta película os enamorará una y otra vez, se aferrará a las mariposas de vuestro estómago y os hará llorar de puro amor. Es una de las historias más intensas y bonitas del cine, siempre hay tiempo para volverla a ver.
páginas 1 2 3 4 5
  1. #1 rubenita dijo:

    17 julio 2015 a las 11:12 pm

    Hola, interesante el tema de hoy, es dificil dejar de pensar, vienen una y otra vez los pensamientos.

    Algo que me resulta ( a veces) , es pensar en cualquier otra cosa, y sin darme cuenta olvide el primer pensamiento, pero no siempre funciona, hoy al menos no jajaja.

    algo que concuerdo es que no se debe iniciar ninguna relacion, ni siquiera una aventura, porque esas relaciones enmascaran la verdad, nos entusiasmamos si la cosa ” aparentemente va bien”, pero es pasajero, si va mal la cosa o termina mal, surje un efecto rebote y todo el dolor de la desilucion se suma al dolor que tuvimos con la persona que terminamos y se vuelve en nuestra contra y es peor, (esto me paso), tambien me paso que lo empece a sobre llevar, alcance el punto maximo de dicha, no pensaba en el, pero cai del cielo donde estaba, y tuve dos recaidas, (replicas del gran terremoto) donde senti que volvi al inicio del duelo y me he sentido muy mal estos dias.
    Ya tengo aceptada la situacion, se que no hay mas, por donde vea la cosa la unica solucion es seguir olvidando, a veces pienso que no lo lograre… eso me da miedo, y no se porque duele tanto si ya acepte que no existe la mas minima posibilidad….realmente murio la posibilidad, asi lo veo yo.

  2. #2 Elba Luna R. S. dijo:

    18 julio 2015 a las 3:35 am

    Muchas gracias por comentar, Rubenita.

    Efectivamente, surge el “efecto rebote”, porque hasta que mente y corazón no estén listos, lo que creas como superación será un reflejo de la necesidad de superarlo.
    De la misma forma te digo que las recaídas son normales, ¿y sabes qué las provocan? Los pensamientos, nada más. La etapa más difícil es la primera, una vez controlados, si algo te afecta, enseguida lo dejas fuera. Aunque no todos los baches son recaídas, tener unos días malos no debe hacerte pensar que debes comenzar de nuevo. Es solo “una mala época” totalmente controlable y superable.
    Lo más importante, sin embargo, es el tiempo. Puede sonar tópico, pero es cierto. No te desesperes. Hay veces que, por la necesidad de encontrarse bien, uno se obliga a estarlo y eso no funciona. Sí lo hace, como decía, introducir automensajes positivos: “lo superaré; mañana es una nueva oportunidad; todo pasará; soy más fuerte que nunca; me he levantado siempre, ahora no será menos”… Y lo que tú dices, pensar en otras cosas, mantenerte ocupada.
    Y de verdad que llega el día en el que dices: “por fin vuelvo a ser yo misma”. No te asustes si ese momento no llega hasta un largo periodo de tiempo después.

    ¡Mucho ánimo y fuerza! Sigue adelante, poco a poco :)

Deja una respuesta