Niveles de consciencia

Bienvenidos a vuestro cerebro. Dentro de él podemos encontrar varios niveles del yo. Nosotros, o más en concreto, nuestra mente está compuesta por tres partes fundamentales. Aunque también se considere la existencia de una cuarta, para muchos la más importante de todas, yo no profundizaré en ella. Si bien os mencionaré brevemente en qué consiste y me centraré en los otros estados principales de la consciencia.

Hay que tener en cuenta que estos niveles hacen referencia a la mente en sí, guardan una estrecha relación con los sueños (pues conociendo estos niveles se comprende gran parte del simbolismo que encierran), pero no se dan durante los mismos en exclusiva. Ahora lo veremos.

Estos niveles son:

  1. Consciente.
  2. Subconsciente.
  3. Supraconsciente.
  4. Inteligencia o saber divino.

Niveles de consciencia


1. Consciente:

El estado consciente no es otro que el de nuestra mente cuando estamos despiertos. Se dice que somos conscientes de lo que hacemos; reflexionamos y actuamos de acuerdo con estos pensamientos. Ver Procesar las ideas.

Durante este estado, somos testigos lúcidos de lo que sucede a nuestro alrededor. Es el primer nivel de consciencia ya que percibimos con facilidad tanto hechos como detalles y nos resulta más cómodo recordarlo todo. Las imágenes se han grabado en nuestra retina, y lo sabemos cuando cerramos los ojos y volvemos a esos recuerdos claros. Obviamente, con el paso del tiempo, esto se va emborronando, pero suele tardar muchísimo más que aquello que no haya alcanzado este nivel.


2. Subconsciente:

Se trata de esa vocecita que hay en vuestra cabeza, esa que intenta deciros algo y a la que soléis ignorar. Muchas veces, las ideas no pueden ir más allá porque vosotros mismos las bloqueáis, pero entonces, ¿desaparecen? No, ni mucho menos. Se transforman en sueños.

Sí, un sueño es en sí mismo un estado subconsciente. ¿Habéis oído alguna vez que mientras dormimos el cerebro no descansa, sino que sigue en continuo proceso? Si recordáis otras entradas, en ellas comenté que la mente resolvía problemas que durante el estado consciente no se habían llegado a solventar. Esto es lo que sucede en el subconsciente: toma imágenes que puedan ser más o menos reconocibles (simbolismo) y se expresa para hacer que tales ideas lleguen de algún modo al estado consciente y así poder procesarlas. Por eso suele decirse que nuestro yo interior intenta decirnos que tomemos una u otra decisión, porque probablemente el hecho de asumir tal idea nos supusiese una inquietud difícil de sobrellevar.

El subconsciente es nuestro mejor amigo, el que será siempre, de un modo más o menos abstracto, francamente sincero. Por ello, cuanto menos teméis vuestros sueños, más ideas se resolverán y sentiréis con más frecuencia que avanzáis.


3. Supraconsciente:

Si el subconsciente es complicado de entender o de que sea escuchado, este estado de la mente, el más oculto, resulta todo un desafío para nosotros. Este solo se presenta en los sueños, y suele ser esa información que no sabemos de dónde viene (tercer elemento interpretativo) o ese personaje que nos observa.

Es el estado más importante, al que debéis siempre dejar un hueco porque, si el subconsciente es vuestro mejor amigo, el supraconsciente es un nivel que conecta en línea directa con vuestro yo.


4. Inteligencia o saber divino:

Este estado es el considerado como supremo, directamente relacionado con los sueños premonitorios, a los que puede llegarse con la ayuda de la piedra de luna. Este nivel permite conectar tu mente con la sabiduría universal. Podéis pasaros por el post Los siete chakras para leer algo más sobre el tema.

¿Conocéis el cuento de Isaac Asimov “La última pregunta”? Si no es así, visitad el post. Os gustará reflexionar sobre ello.

Enlaces de interés:

Deja una respuesta