Los hijos del Sueño

En la mitología pueden encontrarse un sinfín de historias acerca de casi cualquier aspecto relacionado con la vida humana, ya sea real o imaginado. La cultura griega es la que nos aporta más información sobre el dios al que se le atribuyen los sueños, y es Ovidio en Metamorfosis quien parece contarnos una versión más esclarecedora del origen de Morfeo. ¿Recordáis quién era Morfeo?

Hoy voy a contaros de dónde proviene nuestro pequeño dios del sueño, que al igual que todos, tiene un origen, padres y hermanos incluidos. Y para que no os perdáis, os dejo una pequeña relación de personajes que aparecerán:

  • Hera: diosa de la tierra y del matrimonio, esposa de Zeus y, por tanto, reina del Olimpo.
  • Zeus: dios del trueno, el más temido y respetado, todopoderoso, rey del Olimpo.
  • Hypnos: dios del sueño, hijo de Nix, marido de Pasítea y padre de los oniros.
  • Nix: diosa de la noche, madre de Hypnos y Tánato.
  • Pasítea: favorecedora de alucinaciones, esposa de Hypnos y madre de los oniros.
  • Morfeo: favorecedor de sueños con humanos, oniro, hijo de Hypnos y Pasítea.
  • Fobétor: favorecedor de sueños con animales, oniro, hijo de Hypnos y Pasítea.
  • Fántaso: favorecedor de sueños con seres inanimados de la naturaleza, oniro, hijo de Hypnos y Pasítea.

Todo comienza con una petición de Hera sobre Zeus a Hypnos. Ésta le pide que adormezca a su marido, pero él teme la furia del dios del Olimpo, así que pone una condición después de que Hera por fin lo convenciese para que ejerciera su magia sobre él.

Hypnos es representado como un joven con pequeñas alas en las sienes y una rama en la mano, lo que le permite ir y venir en silencio y envolver a quienes alcanzaba con su vara en un profundo sueño.

dormir

A cambio del favor a Hera, recibiría las gracias de Pasítea. El dios del sueño cumplió su parte, aunque Zeus acabara despertando consciente de lo que le había hecho Hypnos, quien corrió hasta su cueva a refugiarse bajo la protección de Nix, la diosa de la noche.

El lugar donde habitaba Hypnos se caracterizaba por la ausencia de luz. Se trataba de una cueva oscura donde también residían algunos duendes y demonios que ejercían de secuaces para el dios del sueño.

Finalmente, Hera tuvo que cumplir su promesa, y Pasítea e Hypnos se unieron. Cuenta la historia que son los padres de Los mil hijos de la noche (los oniros), de entre los que destacan: Morfeo, Fobétor y Fántaso.

Como he comentado en la relación de personajes, cada uno de estos tres hijos del dios del sueño tenía su papel en los sueños. Morfeo se encargaba de provocar los sueños más reales, ya que se introducía en ellos con forma humana; Fobétor —Ícelo/Iquelo para los dioses— tomaba su parte como animal, por lo que solía relacionarse con las pesadillas; y Fántaso era quien se transformaba en elemento de la naturaleza para aparecer en los sueños.

«Mas el padre, del pueblo de sus mil hijos,
despierta al artífice y simulador de figuras,
a Morfeo: no que él ninguno otro más diestramente
reproduce el caminar y el porte y el sonido del hablar.
Añade además los vestidos y las más usuales palabras
de cada cual. Pero él solo a hombres imita. Mas otro
se hace fiera, se hace pájaro, se hace, de largo cuerpo, serpiente:
a él Ícelo los altísimos, el mortal vulgo Fobétor
le nombra. Hay también de diversa arte un tercero,
Fántaso. Él a la tierra, a una roca, a una ola, a un madero
y a cuanto vacío está todo de ánima, falazmente se pasa.
A los reyes él y a los generales su rostro mostrar
de noche suele, otros los pueblos y la plebe recorren».

Ovidio, Metamorfosis.

Estos tres, como digo, son los oniros principales, quienes se encargaban de los sueños de los reyes. Tal cual podemos saber del texto, eran los demás quienes ejercían su magia en el resto de mortales.

Enlaces de interés:

Deja una respuesta