Elementos que narran los sueños

Para analizar un sueño debemos tomar de la mano aquellas ideas principales que queden suspendidas sobre todo el embrollo más o menos definido que compone nuestro sueño en sí. Y para reconocer lo esencial del mismo, os expongo unos puntos a tener en cuenta bastante prácticos. Estos os ayudarán con vuestra tarea de aprender a recordar los sueños o para compartir vuestro sueño conmigo.

  1. ¿Qué se repite?
  2. Eso que siento.
  3. Lo que sé sin saber cómo.
  4. «¡Hola! ¡Estoy aquí!».
  5. Quién es quién.

1. ¿Qué se repite?

Debemos prestar especial atención a aquello que se repite. Esto puede ser una palabra, un nombre, un número, un acto. Probablemente, aquello que tenga lugar una y otra vez en vuestro sueño es aquello por lo que estáis soñando. Si se trata de un número, visitad el post sobre Numerología; si no, resultará más sencillo aplicarle el significado adecuado. Anotadlo.

Espiral


2. Eso que siento:

Los sueños no solo son imágenes aleatorias o palabras inconexas, también son sensaciones y sentimientos que no siempre están en sintonía con el sueño mismo y que suelen ser la clave del significado que encierran. Es posible, por ejemplo, soñar con la muerte de un ser querido y que, en lugar de sentiros apenados como cabría esperar, os sintáis alegres o decepcionados. Tal vez sea esto lo que os infunda miedo, culpabilidad u os lleve a pensar que sois “malas personas”. Nada más lejos de la realidad.

Como os indicaba en el Objetivo de este blog, no debéis sentir miedo por soñar algo así. Veréis que, a menudo, este sentimiento revelará el 80% de lo que vuestra mente quiere transmitir. Precisamente esto que tanto os puede contrariar marca la diferencia entre un sueño productivo y un mal sueño. Que no os asuste y prestadle mucha atención.


3. Lo que sé sin saber cómo:

Es frecuente que, durante un sueño, obtengamos información “de la nada”. No podéis veros, pero sabéis que lleváis una blusa roja; nada ha sucedido, pero sabéis que es el cumpleaños de un vecino; o mejor, en la calle solo hay un pequeño grupo de personas, pero sabéis que rodean un accidente de tráfico o incluso un barrio entero.

Todo esto hace coherente o absurdo la sucesión del sueño, pero a veces es importante, porque es una información probablemente complementaria que más que englobar la situación en sí, la dote (más adelante) de sentido. Se trata de un elemento de refuerzo que no debe quedarse fuera.


4. «¡Hola! ¡Estoy aquí!»:

Eso os dice un elemento del sueño. Tal vez sea una frase, una persona, un color, un nombre, un objeto. Esta pequeña llamada de atención puede manifestarse de cualquier modo, pero aunque parezca no tener relevancia para con el sueño, os obliga a mirarla de reojo o a recordarlo cuando despertáis. Probablemente, en ese instante digáis: «¿por qué me ronda por la cabeza una manzana azul gigante? ¡Si yo soñaba con que iba a hacer un examen!» y creáis que solo eran tonterías de vuestra imaginación; pero no, es casi seguro que esa barbarie creativa, al igual que sucede con el Eso que siento, os lleve al punto esencial, a la dirección que toma vuestro sueño.

Puerta verde


5. Quién es quién:

Fijaos bien con quién soñáis. ¿Conocéis a esa persona? ¿Es hombre o mujer? ¿Cuántas personas son? ¿Cómo os hace sentir? ¿Participa en el sueño o solo observa? ¿Es quien os “lleva” por el sueño? Todas estas mini cuestiones debéis tener en cuenta a la hora de anotar y recordar vuestro sueño. Porque, ¿sabéis?, generalmente no son quienes aparentan ser.

Pasad por Cómo interpretar los personajes para familiarizaros con estos quienes o por Mis tres yoes para profundizar algo más.

Todas estas situaciones pueden darse al mismo tiempo, solo algunas de ellas o uno de los cinco será el punto a considerar del sueño. Recordad que existen varios tipos de sueños, y que las interpretaciones están directamente relacionadas con el Expresivo; no obstante, pueden ser útiles para el resto.

Enlaces de interés:

Deja una respuesta