Cómo superar una ruptura

Existe una gran cantidad de personas afectadas por rupturas sentimentales, la mayoría no sabe cómo sobrellevar la situación, y a menudo, les supera la sensación de haber perdido el control de sus vidas.

Y es que, sobre todo en los casos de parejas de varios años, el ritmo mantenido hasta el momento experimenta un cambio tan drástico que nuestra mente no es capaz de reaccionar. Muchos sufren bloqueos, tanto emocionales como personales, además de otros problemas que puede acarrear esta brusquedad psicológica y rutinaria.

corazon-roto

Generalmente, como ya he comentado alguna vez, es lógico que todas las emociones que se viven durante este periodo queden reflejadas en los sueños. Acuden las ex parejas a los pensamientos subconscientes, se tienen pesadillas relacionadas con la desnudez, la lucha, la persecución, el agobio, con un mar embravecido… Estas suelen ser las expresiones que acompañan nuestras vivencias nocturnas.

Superar una ruptura:

Voy a daros unas pautas para que este proceso inevitable de superación os resulte más llevadero:

  • Pensamiento.
  • Tiempo.
  • Objetivos.
  • Seguridad.
  • Avance.

Pensamiento:

Tal y como os expliqué en Procesar las ideas, los pensamientos viajan por nuestra mente consiguiendo que creamos en determinadas ideas, ya sean estas verdaderas o no. Es decir, nos convencemos involuntariamente. Esto solo es malo si tomamos las nocivas, que suelen proceder de discusiones con otras personas o autocríticas.

Las rupturas activan y generan muchos pensamientos tóxicos que debemos paralizar en cuanto notemos que rondan nuestra cabeza. No hablo de ignorarlos, pues acabarían en nuestros sueños transformados en pesadillas, sino de enfrentarlos y decir: aquí no eres bienvenido.

Solemos atribuirnos excesivas responsabilidades cuando nuestra pareja decide marcharse, nos exigimos ser mejores y suplicar segundas (o terceras) oportunidades. Esto jamás es bueno. En cuanto sintáis que un solo pensamiento negativo sobre vosotros mismos corra el riesgo de ser procesado, eliminadlo.

Puede ayudaros en esto el post sobre Cómo meditar.


Tiempo:

Luchar contra estos pensamientos, muy numerosos durante las rupturas, resulta agotador. Estáis continuamente oyendo murmullos que no os veis capaces de arrancar de vuestra cabeza. Tomaos un respiro de vosotros mismos. Sed pacientes y veréis que, si no desistís, disminuirá la frecuencia con la que os atacáis.

Introducir pensamientos positivos en el proceso resultará crucial para eliminar los nocivos. Si tenéis un día malo, el siguiente podrá ser mejor; si es una mala semana, la siguiente podrá ser mejor; si sentís que no levantáis cabeza, pero continuáis luchando, un día (uno cualquiera) todo os afectará menos. En ese momento sabréis que sí, que vendrá un tiempo mejor.


Objetivos:

Tras luchar contra esos malos pensamientos y haberos tomado vuestro tiempo, estableced nuevos objetivos. Es el momento de desbloquear vuestra vida, aunque es importante que no iniciéis una relación sentimental hasta haber acabado el proceso, o las consecuencias podrían multiplicarse y arrastrarse.


Seguridad:

La consecución de los objetivos marcados os dará automáticamente seguridad en vosotros mismos, confianza en vuestra capacidad para sobrellevar la situación y superarla. Este punto es clave, porque os permitirá evitar las recaídas. A medida que vayáis sorteando los obstáculos que antes os hundían, la fuerza personal creada será exponencial. Es decir, crecerá sin esfuerzo.


Avance:

Una vez adquirida y desarrollada vuestra fortaleza (no creáis que no la lograréis, SOIS más fuertes de lo que imagináis), es el momento de avanzar. Probablemente, durante el proceso de superación hayáis creado una barrera emocional. No os preocupéis, porque ahora sí es el momento de echarla abajo. Es el momento de desbloquear vuestro estado emocional.

El último nivel es ser capaz de iniciar sanamente una nueva relación. Si esperáis a subir el escalón final, no arrastraréis ese bagaje tormentoso de miedos e inseguridades. Recordad que esa nueva persona que ha aparecido en vuestra vida nada tiene que ver con vuestra relación anterior, por lo que merece vuestra entrega tanto o más que aquella persona que dejasteis atrás.

Enlaces de interés:

Deja una respuesta